RUDOLF ARNHEIM: UNA DECLARACIÓN QUE NO DEBEMOS PERDER
1 SEP 2016



“Si se desea acceder a la presencia de una obra de arte, se debe en primer lugar, visualizarla como un todo. ¿Qué es lo que nos transmite? ¿Cuál es la atmósfera de los colores, la dinámica de las formas? Antes de que identifiquemos el elemento aislado, la composición total hace una declaración que no debemos perder. Buscamos un tema, una clave a lo que todo haga referencia. Si hay un tema representado, aprendemos sobre todo lo que podamos, pues nada de lo que el artista incluye en su obra puede ser desatendido por el observador impunemente. Firmemente guiados por la estructura del todo, tratamos después de localizar los rasgos principales y de explorar su dominio sobre los detalles dependientes. Poco a poco la riqueza toda de la obra se revela y encaja en su sitio, y, al percibirla nosotros correctamente, empieza a ocupar todas las potencias de la mente con su mensaje”.

Rudolf Arnheim, Arte y percepción visual.


Foto: Greta Alfaro El Cataclismo nos alcanzará impávidos.

© 2020 LAV.
C/ Bustamante 23, 1º. Madrid.