DETENER EL TIEMPO
23 MAR 2016



“En 1977, durante la ceremonia de mi boda en Moscú apareció Tarkovsky con una cámara Polaroid. Había descubierto recientemente este aparato y estuvo usándolo con regocijo entre nosotros. Él y Antonioni fueron mis testigos de boda. (...) Por entonces Antonioni también solía usar una Polaroid. Recuerdo que en el curso de una localización en Uzbekistán donde queríamos rodar un film, regaló a tres ancianos musulmanes las fotos que les había tomado. El más viejo, nada más verlas se las devolvió con estas palabras: ‘¿Qué hay de bueno en parar el tiempo?’. Este rechazo desacostumbrado nos sorprendió tanto que no supimos contestar. Tarkovsky pensó mucho sobre el ‘vuelo del tiempo’, y quería conseguir una sola cosa: pararlo — aunque solo fuera por un instante, en las imágenes de la Polaroid”.

Tonino Guerra.

© 2020 LAV.
C/ Bustamante 23, 1º. Madrid.